viernes, 28 de marzo de 2014

Nada más que decir.

Llega un momento en el que todo me sobrepasa. Hay un límite para todo y uno, de verdad, se harta. Y a veces da ganas de eso, largarse y desaparecer.

Isabella
28 de marzo del 2014