jueves, 27 de junio de 2013

Y fueron felices y comieron perdices.

¿No estáis cansados de las canciones de amor? ¿No estáis cansados de escuchar lo mismo una y otra vez?

Porque yo, sí.

Me declaro la fanática número uno de las canciones pastelosas, rosas, de amor, cariño, comprensión y blah, blah, blah. A veces viene bien escuchar alguna que otra, no lo voy a negar yo, pero todo el rato es lo mismo, la misma historia, los mismos sentimientos y el mismo final feliz.

Y fueron felices y comieron perdices.

¿Qué pasa si son vegetarianos? ¿Qué pasa si de verdad no son felices? ¿Quién te dice que cuando terminas un libro eso va a ser verdad?

En ningún momento nos dicen que eso va a ser así; en ningún momento nos dicen que los protagonistas van a seguir juntos; en ningún momento nada.

Yo si que quiero creer en los finales felices; yo si quiero creer en el amor verdadero; yo si quiero creer en la tontería de: "Tú + Yo= ∞". Cursi, pero bonito. Yo si quiero creer en todo, pero en TODO. Quiero creer en el amor a primera vista, a primera risa, en el amor para siempre, quiero saber que voy a encontrar a mi media langosta. ¿Pero cómo puedo creer en todo esto si al parecer ahora casi nadie lucha por conseguir esa bonita unión?

Puede que esta manera de ver sea un poco bastante negativa, pero es lo que yo observo. Pero ojo, porque yo vea estas cosas no significa que haga lo mismo, nunca, me niego rotundamente.

Yo tengo claro una cosa, voy a encontrar a mi príncipe azul, me voy a casar con él y voy a ser feliz de aquí hasta el mismísimo .


Sí, lo admito, soy una romanticona y muy orgullosa de ello.



Isabella
27 de Junio del 2013