jueves, 27 de junio de 2013

De Madrid, al cielo~


Ya es verano, ¡por fin! Parecía que este día nunca iba a llegar. Nada de deberes; nada de despertarse temprano; nada de responsabilidades y todo el tiempo libre para hacer lo que yo quiera y cuando quiera.

Otro día más, caluroso como debe de ser, ya estoy aburrida. Sí, habéis leído bien, me encanta hacer el vago ¿para qué mentir? Pero estar encerrada en mi casa como un animal del zoológico no me gusta nada. Ya lo sé, voy a salir y no de mi cama.

Preparo mi ropa para darme una ducha y quitarme todo el calor del cuerpo, pongo el móvil a cargar, reviso la batería de mi cámara y de paso las fotos que me quedan en la tarjeta de memoria, cojo las llaves, el monedero y ya está.

Voy paseando tranquilamente por las calles de mi barrio, es bonito y nunca le había hecho tantas fotos como hoy; sigo caminando sin un rumbo fijo, sinceramente amo perderme. Cada detalle, cosa, lugar, persona y gato callejero es atrapado en una foto de mi cámara.

Sin darme cuenta del tiempo que ha pasado y cuanto he caminado llego a mi parte preferida de la ciudad, realmente estoy lejos de mi casa, muy lejos. Pero me da igual, es verano, son mis vacaciones y ya no hay nada más que hablar.

Veo que hay un mirador y sin pensármelo dos veces me dirijo a mi destino, poco a poco voy subiendo las escaleras de caracol, un paso tras otro voy acortando la distancia pero esta parece más larga por el cansancio que tengo.

Y ahí está, mi ciudad. Preciosa como ella sola, moderna como ella sola, llena de edificios que a esta distancia parece que los puedo tocar con solo estirar los dedos de mi mano. Estoy petrificada, nunca había visto un atardecer tan bonito como este, me encanta, sé que me repito pero no encuentro otras palabras para describir lo que veo, diré a mi favor que se me atascó la lengua.

Yo solo sé que cada día me gusta más mi ciudad; yo solo sé que cada día me enamoro un poquito más; yo solo sé que de mi ciudad al cielo; yo solo se pocas cosas, pero una es esta, sé que al asomarme a mi ventana veo lo asombrosa que puede llegar a ser Madrid.

De Madrid al cielo.




Isabella
27 de Junio del 2013