sábado, 4 de mayo de 2013

Feliz día :)

Cada vez más cerca, cada vez más nervios, se puede notar y eso realmente me encanta.

Como otro día cualquiera tacho del calendario otro día más, cosa normal ¿No? Pero este día no es normal, este día rompe los esquemas, sólo pasa una vez al año y hay que aprovecharlo al máximo, porque si no ¿qué gracia tiene?

Hoy es un día en el que yo me pregunto: "¿Nota el ser humano, la vida, mientras trata de vivirla, todos, todos los minutos?". Hoy es un día en el que ciertamente tenemos que aprovecharlo como nunca lo hemos hecho, tenemos que exprimir todas las emociones y vivirlas al 100%, tiene que ser un día en el cual no olvidemos, tiene que ser: el día.

Hace unos años ni eras proyecto, hace unos años puede que te estuviesen queriendo tener y llegó tu momento y consigo tú fecha, esa fecha en la que tienes que celebrar que estás vivo, esa fecha en la cual recuerdas que hace unos míseros años sólo eras un renacuajo, esa fecha en la cual tú madre te trajo al Mundo, claro que con la ayuda de tu padre. Esa fecha en la que pasaste a ser otra persona más de este planeta llamado Tierra.

Lo más seguro es que estaréis pensando en vuestra fecha de cumpleaños, cosa que no os voy a negar (al principio de eso iba el relato), pero he querido darle una vuelta de 180º y pensar en una fecha que yo veo más importante que nuestro cumpleaños, una fecha que nos hace estar orgullosos de nosotros mismos y sobretodo de nuestra querida madre.

Ellas no sólo se merecen una fecha para ser recordadas y darles un regalo, cosa que no digo que sea precioso, yo sólo pienso que ponemos un día para darle más importancia cuando de verdad debemos agradecerles ser nuestras madres ya que gracias a ellas nosotr@s estamos aquí. Pero ese día hay que hacerlas sentir como nunca, no sólo como la reina de la casa, sino como la emperatriz del universo.

No hace falta comprarle nada, (ojo, que si quieres hazlo :D), le puedes dar un detalle, una carta, hacerle el desayuno, tenderle tú la cama y despertarla con un abrazo enorme, un beso muy sonoro y susurrarle al oído: ''Sonríe mamá, hoy es tu día''. El detalle es lo que cuenta.

Así es como pienso yo y sinceramente, eso es lo que voy a hacer.





Isabella
4 de Mayo del 2013