sábado, 17 de noviembre de 2012

Encima de cada cabeza, tenemos el cielo azul~

No sé si te puedo ayudar, no sé si te puedo animar, pero de lo que estoy segura es que siempre tendrás un hombro en el que llorar.

Esta noticia me vino de repente y la verdad es que no supe cómo reaccionar, te acaban de dar una noticia fatal.

Uno por mucho que quiera  no puede cambiar las tornas de la vida, si pasa lo que pasa es por algo, por bueno o malo que sea. A todos nos gustaría tener una máquina del tiempo para evitar todos esos baches de la vida, pero esto no es tan fácil.

Cuando nacemos nadie nos dice que vivir es un camino fácil, en el cual no vamos a tener caídas y nos vamos a levantar, nadie nos dice que nos vamos a tropezar con la misma roca y nadie nos dice que nosotros somos los que nos labramos nuestro futuro.

Pero eso no nos echa para atrás, eso no nos va a impedir ser felices cuando nos llega una noticia triste. Estas siempre hacen que veamos el final del túnel negro, hacen que sintamos que nuestro Mundo se rompe y que caemos al vacío sin poder hacer nada.

Pero en esos casos hay que ser más fuerte que nunca, debemos ver el lado positivo, porque siempre lo hay; tenemos que buscar otra salida, porque la encontraremos; tenemos iluminar nuestro túnel negro; tenemos que pegar el Mundo que previamente se nos había roto, y tenemos que sacar nuestro paracaídas para llegar al suelo sin hacernos daño.

Todos los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años nos estamos enfrentando a situaciones fáciles o complicadas, pero las resolvemos y salimos para a delante.

Ya sé que ahora mismo ver algo en ese pozo sin fondo, puede ser complicado y no sabemos cuánto, pero si se nos cierra una puerta, se nos abre una ventana.

Y lo que tienes que pensar, es que todos vemos el mismo amanecer, todos vemos las mismas nubes, todos vemos sonrisas por la calle, todos vemos lágrimas en los ojos de una persona, todos sentimos lo mismo y todos vivimos bajo el mismo cielo.

A sí que, no te encierres en tú Mundo, deja salir tus emociones, habla con los que te rodean y desahógate, porque nosotros te escucharemos, te ayudaremos, te calmaremos, te apoyaremos y haremos que una sonrisa de felicidad te devuelva a la vida, después de haber enfrentado tanto y tú sola.


Isabella.
17 de Noviembre del 2012