viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Despertaste ya?

Todos los días, igual. Los mismos horarios, la misma rutina. Madrugar para ir a clase, madrugar para estudiar, madrugar para trabajar, madrugar...

Que asco ¿no?

Naces, creces, te reproduces y mueres. La vida se resume en eso.
Pero siempre hay algo o alguien que te alegra, te anima en tus bajones, hace que tu corazón dormido despierte, aunque sea durante unas pocas horas. Y son esas horas las que cuentan, las horas que te hacen sentir mas vivo que nunca, las horas que nunca olvidarás, las horas, las horas...

Esas que te hacen sentir, genial, en la cual sientes que tienes toda la libertad del Mundo para hacer lo que quieras.

Las que cuentan de verdad, valen la pena vivirlas al 210% y disfrutarlas al máximo ya que sea con tus amigos o con la persona que te guste.

Porque una persona que haya vivido sesenta años, realmente ha podido disfrutar cinco, las veces que su corazón dormido despertó.

Y esto es algo que muy poca gente sabe, que, absortos en su rutina, no viven el día a día. Todo con prisas, rápido y mal.

Me niego a vivir así. Lo digo y lo afirmo.

Yo quiero vivirlo todo, experimentar, equivocarme, caerme y volverme a levantar. No quiero que los parámetros de mi vida se resuman a una simple rutina. No quiero que al quitarme la venda de los ojos, vea todo lo que ha pasado a nuestro alrededor y lo mucho que me he perdido centrándome en cosas banales en cambio de lo importante. Quiero... quiero... quiero demasiado. Y tal vez no lo consiga todo. Pero no pienso quedarme de brazos cruzados. Lucharé e iré tras el sueño que he esperado.

Pero, ¿cuánto cuesta despertar a nuestros corazones? ¿Es difícil o tarea sencilla? ¿Es un premio demasiado alto comparado con la sencillez de la rutina?

Creo que a todos estos interrogantes, no le puedo dar contestación alguna, no te puedo decir como despertarlo, no te puedo decir si es tarea fácil, no te puedo decir si es mejor que la rutina o que nada.

Yo si sé como despertó mi corazón, yo si sé si fue fácil o difícil, yo si sé que para mí fue el mejor premio que nunca me habían dado, lo sé porque he tenido la suerte y la ocasión de vivirlo, pero, ¿ explicártelo?

Imposible.

Pero algo puede estar seguro y eso si que puedo afirmártelo. Cuando tu corazón despierte será porque has estado buscando ''eso'' durante mucho o poco tiempo y por fin lo has encontrado. La espera puede que sea eterna, pero habrá valido la pena. Total, toda espera llega a su fin.

Y cuando llegue, aprovéchalo, porque lo que es yo, pienso hacer que mi corazón dormido esté despierto el mayor tiempo posible.

A si que, ¡despierta corazón dormido!


Isabella y Almudena.
16 de Noviembre del 2012.

También lo podéis encontrar en==> http://cadamentesunmundo.blogspot.com.es/