sábado, 20 de agosto de 2016

Sentimientos agridulces.

Hace muchísimo tiempo que no escribía y la verdad es que se siente bien volver a ver esta plantilla.
Lo que me ha "inspirado", digamos pues, a publicar algo hoy ha sido una brevísima charla con un amigo mío. Básicamente me dijo un comentario/pensamiento mío de hace muuuucho tiempo (demos gracias) sobre un youtuber que me gustaba y que a día de hoy escuchar su nombre solo me da repulsión (paso de poner su nombre porque no se lo merece ^^).

Más de una vez he pensado sobre eso, sobre las cosas que antes me gustaba, que de hecho me llegaban a entretener y que nunca, nunca las veía como negativas cuando claramente eran ofensivas y en su mayoría machistas. Y siempre que pienso sobre eso llego a la misma conclusión: que joven tan inocente y estúpida era.

Y sí, en algunas cosas sigo siendo inocente. Y sí, en algunas cosas sigo siendo estúpida (me da a mí que esto es algo que ni el tiempo lo cura). Pero al menos en ciertos temas me he quitado la venda que tenía en los ojos.

Pero eso no se consigue de un día a otro, ojalá fuese así para todes. Eso se consigue poco a poco, rodeándote de gente que entiende sobre el tema, informándote y aceptando como es en verdad la realidad. Sobretodo hay que aceptar. Lentamente empiezas a deconstruirte.

Me alegro de haberlo logrado, aunque aún me queda un camino muy largo, pero como se dice despacito y con buena letra.

Pero ahora viene el lado malo, negativo de la cuestión. Aún están todas esas niñas, que como me pasaba a mí, les gusta ese contenido. Y no es que hable de una, sino de millones. Tenemos un pensamiento que desde siempre nos han inculcado desde "rosa para chicas, azul para chicos" hasta "es que ella se lo ha buscado por ir vestida de x manera". Ahí es cuando de verdad me da rabia y pienso en qué clase de mundo es en la que vivo. En que clase en la que nos enseña que está bien discriminar si es de una forma "graciosa" y que tenemos que aguantar determinados comentarios/miradas/gestos por ser mujeres y que estos vengan de hombres. 

Lo más seguro es que alguien cuando haya leído lo último lo más probable que haga sea poner los ojos en blanco y pensar "otra feminazi más". Porque claro, comparar el movimiento nazi con el feminismo está acertadísimo. No sabía yo que aparte de buscar mis derechos mataba a la gente que no pensase como yo. Pero esto lo dejaré para otro día.

Lo que me da rabia es pensar en qué es lo que les estamos enseñando a nuestras hijas. ¿Qué es lo que les enseñamos? ¿Qué un chiste machista/racista/homófobo/denigrante hay que aceptarlo porque es un chiste? ¿Qué no se pueden vestir de cierta manera para evitar ""problemas""? ¿Qué una tiene que ser casta y pura tanto en acto como en comportamiento? ¿Qué tenemos que ser políticamente correcta porque somos señoritas? ¿Qué tenemos que ser serviciales? ¿Qué tenemos que obedecer en todo? ¿Qué tenemos que ser pasivas (en todos los aspectos) y agradar a todo el mundo?

Y el problema no es solo ese, que ya es uno bastante grande, el problema está cuando una sale de la norma y no se ve apoyada de ninguna manera. Te sientes rara, indefensa, inferior, la burla, la comidilla de todes los que te rodean. Te sientes rara porque cuando ves que los mayores piensan de forma distinta a la tuya lo único que realmente te preguntas es "¿qué hay de malo en mí?" cuando en realidad no hay nada.

Por eso siempre agradezco vivir dónde vivo, tener la familia que tengo y tener los amigues que tengo. Pero tristemente para todes no es así, pero yo estoy aquí para lo que sea.

Isabella.
20 de agosto del 2016.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Año nuevo, vida nueva.

Otro año más. Otros doce meses más.

¿Qué queréis que os diga? No me quiero poner melancólica, o dramática (eso hoy, no).

Este año han pasado muchas cosas, las buenas predominaron pero por desgracia las malas se hicieron notar. Y vaya si se notaron. No quiero escribir sobre estas porque a parte de que sea una pérdida de tiempo, también sería un poco "pon sal en la herida", ¿sabéis?

Tampoco voy a escribir sobre las buenas, esas las recuerdo con una sonrisa y cuando queráis os lo cuento con un cafecito. Solo voy a hacer una lista (rarísimo de mi persona) sobre mis propósitos. O lo que me gustaría cambiar, no en un año, sino a lo largo de mi vida (que esperemos que sea longeva).

Pues aquí van:
· Tener menos sueño y soñar más. Hay que aprovechar que es gratis. En serio.
· Sonreír. Porque puedo. Y porque la ortodoncia fue cara. Hay que mostrar el buen trabajo que hicieron, oye.
· Que lo que me amargue la vida sea el sabor de cualquier comida o bebida. En especial del café. Aunque le eche azúcar y leche condensada. Sí, soy de esas locas.
· No llevar reloj, ya que quiero andar lento y el tiempo va muy deprisa.
· Enfadarme menos, relajarme más. Necesito meditar #PonYogaEnTuVida.
· Dejar ir las cosas (let it go♫♪). El pasado, pisado.
· Solo mirar atrás para recordar aquellos buenos momentos, los que de verdad valieron la pena y sonreír.
· Hacer lo que me gusta, por que me gusta. No hay que aclarar más.
· Dejar la vergüenza en un cajón. Con cadena. Y candados. Hundido. En el mar. ¿Está claro Isabella?
· Respirar. De verdad.
· Si me tengo que hundir, que sea para bucear.
· Escribir un poquito más, chiquilla. Que tengo esto abandonaico', oye.
· Poner etiquetas para saber dónde tengo la cabeza. Solo para eso. Los fabricantes de post-it se van a hacer un pelín más ricos gracias a mi persona.
· Centrarme más, despistarme menos.
· Que hierva el agua para el café y no la sangre.
· Decir "te quiero". Que son dos palabras y cómo cuestan.
· Decir "¡Atrás!", con servilleta incluida, a aquellos que aparten más que aporten.
· Aprender a olvidar.
· Pedir perdón y no volver a tropezarme con la misma piedra.
· Perder la energía negativa y entrenar para tener más paciencia. Estilo monje Shaolin. Todo muy zen.
· Que el amor valga la risa, no la pena (#AcciónPoética 100%).
· Si maquillo algo, que no sean las emociones o cómo me siento. Que sea es grano feo. En fin xd.
· Ser feliz. Creo que al fin y al cabo, nos lo merecemos.

Espero que este año haya sido genial (con sus pros y contras) pero que los que vienen sean mejor ❤

Isabella.
31 de diciembre del 2015.

martes, 4 de agosto de 2015

Hoy me ha dado la vena para escribir, y ya que tengo este maravilloso blog (lo sé, es perfercto ;D) no voy a desperdiciar tal oportunidad.

Estaba cotilleando la cuenta de una amiga en "twitter" (soy toda una stalker ☺) cuando di con un vídeo de baile, para ser más concreta este (https://www.youtube.com/watch?v=VWqXx_RSE1c). Nunca había escuchado, o leído, sobre ese grupo pero agradezco haberlo encontrado gracias a ella.

No estoy muy segura si anteriormente he publicado algo sobre baile o la música, pero por si no lo he hecho os cuento que es algo que necesito en mi vida. Unos no pueden vivir sin chocolate, otros no pueden vivir sin café, pues yo no puedo vivir sin la música y el baile. Es algo que me llena, me saca una sonrisa, cuando estoy triste me acompaña o si quiero me anima.

Bailar es como escribir, solo que se sustituyen los movimientos de tus manos escribiendo palabras, por el movimiento libre de tu cuerpo. No importa si solo mueves la cabeza, marcas el ritmo con tu dedo índice derecho (o el izquierdo, que sino se pone celoso), lo bonito es sentirlo. Sentirlo en tu pecho, sentir lo que quiso decir quién compuso esa canción y que se te erice el vello, tu sonrisa se ensanche o que derrames alguna que otra lagrimilla.

Al igual que el amor, la música no tiene idiomas. No importa si la canción está en inglés, español, finés o chino, si se vierten los sentimientos en la obra, el espectador lo nota.

Aunque vea este vídeo sin cesar, creo que nunca me voy a aburrir https://www.youtube.com/watch?v=JOD2OpY_iJM

PD: Esta canción SIEMPRE que la escucho, me da ganas de llorar, sin hablar de la letra o el contexto de la película. https://www.youtube.com/watch?v=3DBXXrJI5g0

Aunque no lo parezca, aún estoy viva... Isabella.
4 de agosto del 2015.

domingo, 5 de julio de 2015

El otro día, para ser más concretos el martes 30 me presenté a una prueba de acceso.

Quería estudiar baile, más bien sigo queriéndolo. En España, no sé si en otras partes, existe una titulación en una universidad pública y para mí, fue como un sueño.

No os voy a contar todo, porque me voy a poner un poco de malhumor. El punto, cuando salieron ayer (sábado 4) las notas, tenía un grande "No apta". No os imagináis la rabia que me dio.

La verdad es que no llevo desde el vientre materno en una academia... De pequeña di un año de flamenco y el año pasado me apunté a clases de "street dance", entre nosotros, hip hop. No es por echarme flores (ya que estamos lo hago porque por algo es mi blog) pero no se me da nada mal. Tampoco es que me crea que puedo superar las pruebas del "Bolshoi" (ni de coña), pero tengo bastante buena memoria coreográfica y si me pongo, os hago el baile prefecto.

Ahora después de este alarde, solo quería decir que me sentía furiosa, porque no solo yo, sino mucha gente que tenía el potencial (solo que no lo habíamos explotado) nos rechazaron. Según ellos no somos "Aptos" para estudiar y que nos enseñen, porque por algo es una carrera en la universidad.

Con esto no quiero decir que no me alegre por los que aceptaron, ojo. Pero si la cosa va a ser así, nos podrían haber dicho desde el primer momento que no perdiésemos nuestro preciado tiempo y dinero (porque sí, la prueba costó lo suyo).

Esto no lo considero una "derrota" y tampoco pienso que por un jurado no soy "apta" para algo que realmente me llena. Con esto quiero decir, ya que me estoy expresando asquerosamente mal, que en la vida (parezco una señora octogenaria) hay muchas caídas, pero también recompensas. Si aquí me dicen que no, ¿quién sabe cuándo me van a decir que sí?

Quizás no era mi momento, no estaría preparada para el nivel que iban a imponer o sencillamente el destino tiró los dados y dijo que no. Pero lo único que me dan más ganas de bailar es, contradictoriamente, ese "No apta" que tan cariñosamente decidieron. Me tropecé, me caí y me levanté. Porque al final la vida trata de eso, de que te rechacen y tú demuestres lo mucho que vales, y lo tanto que han errado.

"El destino tiene un sentido del humor taimado".

Isabella.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

...

¿Cuánto quedan para las campanadas? Depende de la hora en que leas esto. Puede que queden seis horas, seis minutos, seis segundos o inclusive, un año entero.

Este año ha sido muy peculiar, me he vuelto a descubrir. Sé que suena raro, pero es que es raro. Es una clase de "digievolución" (ese término lo explica bien). Pero por eso no estoy aquí. Aquí estoy por los cambios en general de este año.

He tenido muchos buenos momentos y alguno que otro malo. Menos, pero que se dan a notar.
Como bien escribí en otra reseña, me dejaron colgada en un cumpleaños (me he comprado unos zapatos al devolver la camisa 8D); ya no me hablo con una "amiga"... Cosas de la vida, unos entran, otros salen. Ahora viene cuando os imagináis un tren, pues así es. Digamos que cada estación es una etapa, pues este 2014 he tenido bastantes etapas.

Pero que esto no se llene de negatividad, que muchas cosas buenas han pasado.
Por fin, sí ¡Por fin!, he encontrado carreras que me gustan para el año que viene (si no repito, claro está).
Por fin he entrado en una academia de baile.
Por fin me da igual lo que se comente de mi.
Por fin me da lo mismo contestar a la gente que se lo merece. En plan seria (ò.ó).
Por fin no tiro yo sola de la carreta.
Por fin, por fin, por fin muchas cosas.

Siempre hay que ver las cosas por el lado positivo y si no tiene encontrar uno. Porque si no, que chasco de vida. Sé que algunos golpes son más duros que otros, pero de todo se aprende. Ahora pensaréis "solo tienes 17, no sabes nada de la vida" (o no). ¿Pero sabéis qué os escribo? Cada cosa es importante en su momento. A los siete te preocupas por no saber multiplicar bien, a los 14 que te ha salido un grano y parece que va a cobrar vida y a los 17. Bueno, te preocupas por cosas de los 17.

Pero no "hablemos" de problemas, hablemos de cosas buenas.

Debemos ir siempre con la mente positiva y cosas positivas no pasarán. Ley de vida. Ley para el 2015.

Feliz penúltimo (no se dice último) del año y espero seguir escribiendo ^^.

PD: Bailad con las campanadas, fijo que se hace más divertido.

Isabella.
31 de diciembre del 2014.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Las 50 sombras más..., ¿esperadas?

Hoy vengo a hablar (en realidad escribir) sobre un tema que ya me viene tocando la moral (que vivan los eufemismos). Si mal no me equivoco, el año pasado salió a la venta esta trilogía: "50 sombras de Grey" y conmocionó al mundo. Y ahora casi se paraliza porque van a sacar la película. El año que viene. En San Valentín. Pasado por agua *inserten pensamientos lujuriosos* (;D).

Antes de nada quiero aclarar que todo lo que diga no es porque me lo invente o lo haya escuchado, me he leído (increíble) esta trilogía. Me llamaba bastante la atención que un tema como este (dominación/sumisión) llegase a ser un best seller. Ojo, ojo, no digo que sea nada malo... Solo me llama la atención.

La primera vez que empecé a leerlo, no llegué ni a la página 50 (tiene chiste la cosa). Me parecía tan, pero tan ridícula la historia que mi cerebro me dolía. Literal.
La segunda vez lo leí con "ganas" y seriedad al ver tantas críticas positivas. ¿Y qué me encuentro? Con lo más incongruente de la historia. Vamos por partes.

Anastasia Steele: Mujer universitaria, de 21/22 años, virgen. Nada malo por ahora. No se gusta, pero eso, sí según la descripción es un Ángel de Victoria.
Resumen: una chica con el autoestima por el subsuelo. Nada raro y que no se pueda dar.

Christian Grey: Hombre de 28 años. Exitoso en su trabajo.Tiene una empresa. Multimillonario. Y tiene 50 sombras.

Ahora entra el momento en el que mi cerebro explotó. Christian conoce a Anastasia. Se ven las chispitas de atracción sexual que hay entre ellos. El le propone un acuerdo para que sea su esclava sexual durante tres meses. Ella pierde la virginidad con él.

Ok, ok. Un momento de pausa. Respiremos hondo todos y analicemos el tema con calma.

Pongamos que una chica cualquiera, llamémosla X, pierde la virginidad prostituyéndose. ¿Puede pasar? Claro que sí. Ahora, que esta chica se acueste con alguien, habiendo tenido la oportunidad con otras personas que conocía anteriormente (novio/s) y se acueste con él, que no le conoce de nada y le propone un acuerdo en vez de una cita. Venga, tu moral y ética por el suelo.

Es como si me dices que un Amish tiene un I-Phone. ¿Cómo te quedas? A cuadros.

Pues así es que me quedé yo. Y que me vengan a decir "Anastasia no se prostituye". ¿Entonces que significan los regalos de él? ¿Su estadía en la casa? ¿El cambio de ropa al gusto de Grey? ¿El coche que le da a todas las sumisas? ¿Las depilaciones que le obliga a hacer? ¿El esteticista que quiere que visite? ¿Acaso eso no es prostituirse?

Eres mi esclava durante tres meses. Me dejas que te ate, azote, (vamos pillando la idea) y yo a cambio te doy todo lo que necesitas y más. Eso no es prostituirse, ¿no?

Más cosas del libro que son muy wtf.

Este libro se califica como "erótico". Es porno. Punto. Así de fácil, así de claro. Argumento no tiene. Bueno sí... El primer libro solo trata sobre la indecisión de Anastasia sobre firmar el documento. ¡IMPACTANTE! El resto es sobre dónde practican sexo, cuándo y que posturas usan. Utilizando las mismas (jodidas) palabras para describir el acto en sí. No sé, los diccionarios están para algo más que coger polvo.

También me da risa el hecho que muchas lo califiquen como el mejor libro de la historia. No soy nadie para decir que libro es mejor o peor. Es tan subjetiva la opinión que en sí no vale como argumento. Pero por amor propio, no pongáis esto como la mejor historia de amor, me ofende.
Me parece un libro tan degradante hacia la mujer que ese comentario me cabrea y más aún si es por parte de otra mujer.

Eso sí, llega a escribir el libro un hombre y cuidadín, cuidadín, No salgas de tu casa que te matan.

Más cosas, Christian es un capullo. Ni más ni menos. Es lo (puto) peor con Anastasia pero pobrecillo, tiene 50 sombras, Hay que entenderlo. ¿Estamos tontos? No, en serio. ¡¿ESTAMOS TONTOS?!

Cosas como esta, me tocan las narices. Vivimos en un mundo de doble moralismo que manda cojones. Sí, así de soez soy.

No sigo ahondando sobre esto, más que nada porque me cargaría el teclado.

No va a pasar nada si comentáis algo al respecto del libro y me dais vuestra opinión... Es bueno saber que soy leída.

PD: Que algo sea un súper ventas no significa que sea bueno. Lee, investiga y luego comenta. No dejes que te coman la cabeza.
PD2: Estaría interesante saber cuántas de las fans de Grey han practicado el BDSM,
PD3: ¿Sabíais que empezó como un fan-fic de Crepúsculo?


Isabella.
28 de noviembre del 2014.


sábado, 27 de septiembre de 2014

Que uno no es de hierro.

Bueno, hoy voy a escribir sobre un tema que en particular me viene tocando las narices desde hace un tiempo. Salir con los amigos.

He de decir que me encanta quedar con ellos, charlar, reírnos, (lo que hace la gente normal), etc. Pero todo es un chasco cuando quieres organizar algo y a mi ya me lleva pasando en ocasiones repetidas. Demasiado repetidas para mi gusto.

  1. Me fastidia enormemente que alguien diga:                                                                                   -¡Venga vamos a salir!, hace mucho que no nos vemos.
    -Ok, ¿cuándo?
    -No sé... Decídelo tú.
    Si uno es tan recurrente como para decir eso, puedes planificar la salida, ¿no?
  2. Me fastidia enormemente que me digan que he organizado mal TODO porque no he puesto cómo llegar al sitio cuando había puesto la dirección. No sé, ahora todo el mundo tiene al alcance de su mano un móvil con internet. ¿Tanto cuesta buscarlo por uno mismo?
  3. Volviendo al primer punto. Yo por pendeja (porque no tengo otro nombre) de buenas organicé el cumpleaños de un amigo. Creo el grupo en whatsapp, digo el día, hora, compro el regalo... ¿Alguien contestó? No. Ni el puto cumpleañero. De hecho, la salida es hoy. Dentro de unas horas. Y aquí sigo, con el móvil a mi vera para ver si al menos tienen la decencia para avisarme que no les da la real gana de ir.
Me fastidia muchísimo que pasen estas cosas porque la gente que le pasa esto se siente igual que yo. Mal. Haces, buscas, revisas, creas, avisas y nadie te dice nada. 

Que uno no es de hierro. Y a esta que está aquí se le colmó el vaso hace ya tiempo.

Isabella.
27 de septiembre del 2014.